jueves, 14 de mayo de 2015

Repeticiones no soñadas

Pensar decir, pensar hacer, hacer... 
Verbos que revolotean por la cabeza 
mientras pienso qué hago y hago otra cosa...
Decir, hoy no, mañana. Pasado. Vivo en la semana que viene. 
¿Cuál? Ésa que ya pasó pero que va a volver a venir... 
¿Cómo sabés? Porque la reproducción de los días está asegurada
si es que no tuviste un sueño que te ponga la vista, el entusiasmo, la pasión en otro lugar.

lunes, 27 de abril de 2015

Reflexiones sobre las elecciones de la vida en la Ciudad

¿Qué come quien no come?, 
¿quien vomita lo que se calló? 
No quiero que me vengan con cuentos ni promesas
 "se eligió por una ciudad mejor".
Basta de caretas amarillas, de aviones de papel y de ecos
que no vamos a escuchar jamás... 
solo las balas y los robos legales que nos vuelven a perjudicar.

No está demás tener memoria en esta ocasión
y recordar que el baño está al fondo a la derecha, 
pero la salida, al frente y por la izquierda, aunque no se me preguntó.

Rimar se come.

miércoles, 18 de marzo de 2015

Búsqueda

Porque no quiere.
Porque no puede
 o porque no se lo quieren dar.
¡Basta!

Tu versión no es la mía
pero te puedo enseñar
a mirarme con mis ojos
y me vas a ayudar a mejorar.

Las cosas no están bien,
pero te prometo
que si me mirás un rato con mis ojos
yo voy a mirar después con los tuyos,
y el mundo se va a dar cuenta
de que le hicimos un bien mayor.

miércoles, 18 de febrero de 2015

Match Point de 'San' Valentín

"Si supones que no existe esperanza, entonces garantizas que no habrá esperanza. Si supones que existe un instinto hacia la libertad, entonces existen oportunidades de cambiar las cosas", decía Chomsky en una entrevista que se le hizo allá por 1997.

Sin duda alguna, existe algo en el grueso de nuestro sistema nervioso que nos hace crear una realidad de una ilusión, de un sueño, de una pasión. La perseverancia y la creencia otorgan fuerza al deseo.
Entre tantas flaquezas que la vida nos hace pasar, la resistencia y la lucha germinan dentro de nosotros y así, somos hijos de aquellas decisiones que nos hacen engordar los espacios vacíos.

De Luján a Arrecifes, con el mango justo y sin esperanza de encontrar una cama en la que el cuerpo del Valentín pudiese descansar después del torneo de tenis. ¿Descansar después del torneo? Pero si supuestamente se vuelven esa noche. ¡No! El pibe da para más. Bueno, entonces, hay que seguir de alguna manera. La carpa que les fue prestada con generosidad al padre y al hijo sirvió de refugio y resguardo de cuerpos y de esperanzas. Y de un estómago que sabía que entre partido y partido, iba a recibir el jugo fresco de jugosas ciruelas dulces que lo iban a invadir de energía. Igual, el pibe, es energía pura.

Frente a los ojos que miraron extrañados el paisaje de la cancha de tenis y una carpa esperando el comienzo del partido al lado, frente a todos los que se asombraron con la historia conmovedora pero tan real y elocuente de los dos lujanenes, de Valentín y Fredy... el pibe sarpa y como si fuese una filmación, la cámara lenta de una película de Woody Allen, como si su respiración se quedara congelada hasta el último minuto, como si  los ojitos llorosos no vieran nada más que la pelota, la raqueta, su oponente... gana. El pecho del padre y el hijo quedaban chicos en la cancha, tan inflados de emoción, orgullo y alegría.

El pibe saca, tiene un revés admirable y descoloca al oponente. Y admirable es también la edad a la que lo convocan a un torneo del cual se hace merecedor de la copa. Pero se la iba a tener que aguantar. Y se la aguantó. Sin sacrificio ni valor, las cosas no son fáciles de conseguir. Y si ello estuviese ausente en el resultado final, tendría un 'sinsabor' incómodo. Pareciera que eso fue lo que le demostró su papá.

Con el trofeo en el bolso, emprenden camino de vuelta. Como si no fuese poco lo que habían caminado esa semana, la única que les queda es hacer dedo. El premio del que no abandona fue, en este último tramo, conseguir sin demasiado buscar alguien que los alcanzara hasta un lugar más cercano a Luján. El 'alguien que los alcanzó' fue el padre del chico que cedió en el juego frente a Valentín. ¡Mirá si este pibe no iba a ser valorado!

Las experiencias de vida son increíbles de andar. No pueden repetirse, no serían iguales. Los sinsabores no ocurren por nada porque después de ellos, quizás la victoria, el superarse a uno mismo, el sueño, el deseo concretado tienen una dulzura al paladar, tan fresca, como el jugo y la carne de las ciruelas que lo acompañaron hasta el final del torneo. ¡Ganaste, Valentín! ¡Ganaste, Fredy!

lunes, 9 de septiembre de 2013

Mañana de ¡shok!

Una multitudinaria soledad
invade el rincón más interno;
cruda, infinita, voraz.

La presencia más ausente la conmovió,
su marca latente la anonadó.
¡Cuánta hipocresía sintió esa mañana!

No quiso de la duda hacerse amiga.
No quiso abrazar la desconfianza.
¡Qué iba a saber que su padre profesaba
siempre las más grandes enseñanzas!

Palpitó, soñó. Lo había presentido.
De su sueño había salido.
Le habían avisado, la habían prevenido.
Pero en ese instante de soledad cruel, carecía de sentido.

(Y ya me alejo más del suelo, y ya me alejo más del cielo)

lunes, 31 de diciembre de 2012

Integralmente, creo


(La sensación de que hay muchas canciones que describen mis malestares, angustias y alegrías, logros, victorias.)


Sé que un ser viviente, una persona, un pedazo de sociedad tiene que estar bien con uno mismo para estar bien con los demás. Pero eso, la sociedad...mientras estemos inmersos en el sistema único en el que las actuales clases dominantes manejen los ideales y los conceptos, nada puede cambiar integralmente. Uno puede empezar por los pequeños cambios y éstos ayudan a sobremanera. Pero, me pregunto, por qué se fomenta la autodestrucción de la vida y se hace de lo benéfico algo comercial. Extender la creencia y el descreimiento en simultáneo para llenar bolsillos fabricados con materiales naturales...¡cuánta ironía!

(Sé que la ingenuidad en varios aspectos muchas veces me corroe, pero no me avergüenzo de ello. Una de las cosas que más disfruto en esta vida es aprender de lo nuevo y ver cómo todo puede llegar a ser una novedad; ¡todo es una novedad, cada día!)

Este sistema que te escupe tristezas en cajas y paquetes brillosos para captar tu atención y hacerte promesas utópicas. Que habla de conceptos que no comprende. Que maneja a las personas cual si fuesen seres inanimados. Que crea estereotipos e imaginarios que las mayorías aceptan como verdaderos y las establecen como normas cuando no siempre es así. Que martiriza con cada palabra cuando el que no puede hablar es aún más acallado. Que con la ambición material promulga la hecatombe de las relaciones interpersonales e intrapersonales...¡mi pecho vomita un repudio a ello!
Si en algo he reforzado mis creencias, es en que uno debe creer y argumentar en favor de lo que ha vivido. No todos los cuerpos son iguales, no todos los contextos son similares. ¡LAS DIFERENCIAS SOBRAN! El error de generalizar y no respetar a las minorías ES AQUELLO QUE NO NOS PERMITE LOGRAR UNA TRANSFORMACIÓN INTEGRAL.

Últimas y Primeras Pasiones


Y cuando le interesa algo, las sombras recubren el techo de sus mejillas y las venas exaltan en sus ojos. Pero finalmente llora y esboza algo de felicidad cuando siente que hizo bien,que nunca se rindió hasta llegar a su cometido. No era una obsesión, un significativa obsesión. Lo quería, le interesaba y le daba tristeza desistir. Quería gritar, pero decidió que sería mejor que nacieran palabras de su interior de manera que otros pudieran leerlas días más tarde y que no se esfumara en  el aire como una onda sonora, como un pasaje en el dial de una radio.
No buscaba una lluvia que realmente la mojara, pero se encontró con ella, y se mojó y le gustó y se rió y lo disfrutó . Pensó que no necesitaría ayuda, pero descubrió que el orgullo a nada conduce. Le cuesta hablar y a veces lo hace tan tarde que la marea de sus alrededores sufre. Pero tiene miedos, miedos que la hacen sentirse como un lobo en el pastizal con corderos como familia y que con sus malos actos los muerde lentamente, ¡qué mal que se siente así! Pero todo pasa, y el recuerdo queda. ¿Qué sería de ella sin su memoria?
Que deje las pasiones de lado, le dijeron. Nunca supo hacerlo, ella vive de eso, es eso. Le duele no tenerlas, pero los excesos no son buenos.
No puede liberarse de forma completa, no puede respirar bien por los resabios de su vida anterior que a veces le quitan el sueño y no la dejan actuar bien y la hacen herir, no la dejan salir del bar oscuro que en algún momento sintió que era su vida, o que en este momento se está dando cuenta que fue.
Cuando el bolsillo muerde los amigos desaparecen, dicen. No le sucedió de forma tan literal aunque ella se vio así afectada. Un mito desterrado, aceptó; la acompañó más la amistad de muchos. Respetan autorías y pensamientos, algunos más, otros menos.
Masculina, como cualquier mujer y adulta como cualquier niño. Lleva la energía de la germinación de las plantas porque así el lazo sanguíneo lo quiso, así el lazo sanguíneo de la hermandad se lo enseñó. Pero le duele aún no poder vivirlo de esa manera, ya que esa hiriente vida la persigue, no la deja liberarse y hace que sus cortocircuitos sean perjudiciales no solo para ella. ¡Cómo le gustaría que la noche la escupiese y la alejara para siempre!
¡Qué ferviente hermosura saber que cada día nuevo es una novedad, sin caer en la redundancia de usar el tiempo privilegiado por la burguesía capitalista como medidor de tales lapsos!

Bandana Roja

Hay personas que se disgustan con tu liberalismo,
hay personas que se molestan por tu forma de percibir el mundo,
personas a las que no les gusta tu forma de vestir
y te separan de su 'normalidad'.

Hay personas que detestan tus relojes
porque no pueden controlarlos
escapan a sus tiempos,
¡No te pueden cooptar!

Esas personas pueden irse al diablo
y un poco más alla.
¡Pero vos no! No podrías, no.
Te estarías cuestionando
la existencia de su antítesis.